Las Responsabilidades del Líder Cristiano (2ª. Parte)

Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo;  como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos. Mateo 20:25-28
En el versículo 20 del mismo capítulo 20 de Mateo, vemos que la madre de los hijos de Zebedeo (Santiago y Juan) se acercó a Jesús inmediatamente después de él había hablado del sufrimiento, muerte y resurrección, aparentemente sin entenderle ese anuncio, ella fue directamente para solicitarle a Jesús que le concediera una petición especial, que sus hijos estuvieran sentados a la izquierda y la derecha de Jesús en Su Reino. Es sólo una especulación, pero me imagino Santiago y Juan a un lado, avergonzados y apenados, diciendo algo así como “¿mamá cómo pudiste?” o tal vez viéndose el uno al otro asintiendo con sus cabezas en acuerdo …
Después de muchos años en diferentes capacidades de liderazgo cristiano me he preguntado honestamente en muchas ocasiones por qué sigo y busco las oportunidades y la iniciativa necesaria para ejercer el liderazgo cristiano. La motivación correcta es sumamente importante ya que hay influencias internas y externas que pudieran torcer y tergiversar los caminos del Señor. Recuerdo claramente en una ocasión, un querido hermano dijo mientras se dirigía a una iglesia, “Mi nombre es xxxx xxx, y ¡me encanta el micrófono!” Sí, a algunas personas realmente les encanta estar delante de los demás, micrófono en mano y enseñando el camino a qué seguir.
Hay una sensación de poder, realización personal  y emociones fuertes en los que participan en este tipo de ministerio público; lamentablemente eso puede atraer, seducir y vencer a los inmaduros, los que carecen de la motivación adecuada. Ahora, cuando se incluyen los viajes, “ofrendas de amor” y la trayectoria ascendente de codearse con los ministerios a nivel nacional e internacional reconocida (por supuesto con el deseo secreto de llegar a ser como ellos) como ingredientes adicionales, existe el potencial para crear un monstruo ministerial que ha sido seducido por el poder y la plataforma para ejercer ese poder de influir en los demás. Este monstruo ha invadido las iglesias y los púlpitos de todo el país; su actitud y propósito contradicen la propia naturaleza y carácter de Cristo!
Por favor, ¡no me malinterpreten! Sé que Dios mismo quiere confiarles a muchos con el liderazgo de gran alcance que incluye la influencia y poder del Reino sobre los demás. Sin embargo, el ejemplo de Reino visto en la vida y la enseñanza de Jesús tienen el propósito de llevarnos en la dirección opuesta de la tendencia natural del sistema religioso de hoy. En el Reino de Cristo existe una motivación diferente y a partir de hoy en nuestros corazones y familias, debe ir creciendo la convicción de que el liderazgo en el Señor no puede ser igual al mundo. Esa motivación, que forma parte de la cultura de Reino de Dios, es la de servir. El verdadero líder cristiano debe servir, y si ese líder no sirve a los demás, él / ella se ha desviado del camino correcto y ha deseado un estilo de influencia que proviene del mundo. La única cura es un profundo arrepentimiento. En el Reino de Cristo no se pueden divorciar las palabras siervo y líder. Deben aparecer juntos en lo que escribimos, lo que enseñamos y, sobre todo, cómo vivimos. ¡Un verdadero líder del Reino es un siervo-líder!
Alguien dijo que un “experto” se define como alguien que lleva un maletín y se encuentra a más de 50 kilómetros de distancia de su casa. De hecho, por lo que he visto en los años que llevo, sin duda alguna estoy de acuerdo con esa idea. La verdad, es fácil impresionarle a la gente con un micrófono en la mano. Para influir sobre una multitud, hacerles llorar o reír no es una tarea difícil para alguien que tiene experiencia de hablar en público. Sin embargo, ¿qué tipo de relaciones tiene ese súper-líder tiene en casa? ¿Ama a su esposa como Cristo amó a la iglesia? ¿Su esposa lo respeta? ¿Sus hijos le esperan con impaciencia su regreso después de un compromiso de hablar fuera de la ciudad?
Hoy quiero desafiarles a pensar en términos prácticos y bíblicos para poder ver realmente a su ministerio y a sus relaciones familiares a través del filtro de la voluntad de Dios y los valores del Reino. Por favor, recuerde, si no funciona en su casa, no funciona en ningún lugar. Usted puede impresionarle a una iglesia y ser aclamado como el experto y el ungido siervo del Señor mientras esté fuera de casa. Pero ante todo, Dios mide el liderazgo por la calidad de vida en el hogar.
El Espíritu Santo está trayendo vientos de cambio a la Iglesia. Para que la Iglesia cambie, la familia tiene que cambiar y para ello se requiere que los hombres cristianos y los padres de familia se conviertan en los siervos, de los cuales hablaba Jesús. En los próximos años, la iglesia como la conocemos hoy va a cambiar. El Espíritu Santo te quiere desafiar hoy a que lleves tu iglesia a casa y que conviertas al hogar en el punto principal de la expresión de la vida del Reino de Dios. Porque cuando el siervo-líder cumpla sus funciones en casa, todo lo que hace fuera de ella tiene validez delante de Dios. ¿Te unirás a mí en esto? ¡Yo sé que Dios está tocando tu corazón!
Copyright © 2011 DayStream Ministries International
Uncategorized

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>